De todo un poco

De todo un poco

Esta novela llegó a mis manos hace unas semanas y tenía que leerla ya que las críticas que estaba (y está) recibiendo son muy generosas. ‘El bueno de Oliver’ (Liz Nugent) ha sido seleccionada como la Mejor Novela Negra en Irlanda durante 2014 y la verdad, no sé si será de las mejores lecturas del año, pero va por buen camino.

Oliver es un famoso escritor de cuentos infantiles y está casado con Alice, su ilustradora. Una noche todo cambia y a Oliver se le “cruza” un cable. Alice se queda en coma de la paliza tan brutal que recibe. Esto es sólo la punta del iceberg de esta truculenta historia de engaños, pasiones y secretos ocultos, una historia que iremos conociendo desde todos los ángulos y desde diferentes puntos de vista ya que la irán narrando amigos y familiares, personas que han sido de alguna manera víctimas de Oliver.

También el famoso escritor hablará de él mismo, de la relación (no relación mejor dicho) que tuvo con su padre y la ausencia de la madre. Todos estos son hechos que le marcará de por vida y que servirán para forjar un carácter muy especial que iremos descubriendo a lo largo del relato, un relato que es muy corto, pero también muy intenso, lleno de matices, palabras y hechos de los que el lector no se podrá desconectar hasta el final. Y es precisamente ese final el que nos dejará totalmente noqueados, por el cambio de rumbo y por las consecuencias que una acción tuvo en el comportamiento de Oliver, siendo esa acción del pasado la que lo cambió todo para siempre, incluyendo a la pobre Alice.

‘El bueno de Oliver’ es una novela que se lee en un suspiro y medio. Y digo esto porque a pesar de que el libro es corto, los capítulos hay que leerlos con mucha atención, con un ritmo pausado para no perdernos ningún detalle. No es que sea un libro de acción al cien por cien (para ser una novela negra pura), y eso es lo que hace que sea un thriller más especial si cabe, hay que formar el rompecabezas a través de las palabras más que por las acciones. Los detalles, los gestos, el pasado de Oliver… Cada capítulo, cada punto de vista es parte de un todo que se hace inmenso y que deja al lector sin habla cuando se llega al final. Muy recomendable.