Océano de libros

Océano de libros

Oliver Ryan, un hombre sexagenario que vive en Dublín ha atacado despiadadamente a su esposa Alice y ella queda en coma. A partir de varias visiones iremos conociendo a este personaje e intentaremos descubrir cuál fue el desencadenante de los hechos.

La acción comienza en noviembre de 2011 cuando Oliver vive su vejez junto a su mujer, pero unos hechos desencadenan que éste le propine una paliza que deja a su mujer bastante mal parada. A partir de este momento la autora hábilmente y a través de varias personas y sus experiencias o relación con Oliver teje un relato estremecedor que no lo recomendaría a personas sensibles.

Sin duda al principio el lector no se explica como un hombre que ha llegado a tener cierta fama y riquezas llegue a hacer lo que hace pero poco a poco descubriremos que detrás de ese hombre hubo un niño y que las experiencias que vivió fueron sumándose y creando poco a poco al monstruo que habita en su interior.

Esta novela me pareció impresionante y desgarradora tratando un tema que tenemos muy conocido desgraciadamente, esa violencia de género y maltrato suelen ser habituales por lo que quizás nos toque más

la fibra. Sin duda su autora ha hecho un verdadero ejercicio de psicología y ha sabido tejer con habilidad y creo que con bastante realismo la historia.

Quizás el principio es bastante fuerte y como me pasó a mí habrá que hacer un esfuerzo titánico para seguir leyendo por eso que comentaba de que el tema del maltrato nos toca la fibra y porque Oliver nos sacará de nuestras casillas.

Sin duda el personaje de Oliver tiene múltiples facetas pero al público solo muestra su cara más amable (como suele manifestarse en los maltratadores de manual) es por ello que todos y cada uno del resto de los personajes (con alguna excepción) se sorprenden del acto que comete contra Alice. Oliver es inteligente, manipulador, egocéntrico, su único objetivo es él mismo y lleva una bomba activa en su interior que ha terminado por explotar.

Sin duda no habrá ninguna redención para él, tampoco Oliver cree que la necesita con lo cual el final os sorprenda viendo como ha actuado toda su vida; casi fundamentalmente por la relación que tuvo con su padre.

En cuanto al resto de personajes son muy importantes para ir desvelando la personalidad de Oliver: tenemos a Eugene que es el hermano de Alice pero que no tiene voz en el relato; Moya una actriz en detrimento que tuvo una relación con el protagonista y que más o menos seria la versión más dulcificada de Oliver; Michael y Laura que son hermanos y que estudiaron en la Universidad con él; Stanley que convivió con Oliver en el orfanato; Philip que era su hermanastro. También tenemos a Barney que fue amigo de Oliver y que tuvo una relación con Alice; y Véronique que fue la mujer que acogió a Oliver cuando fueron a trabajar a Francia.

De todas estas voces resaltaría la de Barney porque es el único que vale la pena y  la historia de Véronique, quizás son las que más nos queden

En conclusión, la novela me pareció bastante realista y bien contada pero su lectura fue bastante trabajosa por lo dura que llega a mostrarse.