REVISTA Krítica

REVISTA Krítica

Oliver Ryan es la personificación del éxito y el carisma. Vive en el mejor barrio residencial de Dublín, los libros . infantiles que escribe no dejan de recibir premios, y su mujer, Alice, le ama y admira incondicionalmente. Toda su vida es una envidia.

¿Qué nos ha gustado?
Jugando con mi identidad: Oliver es una figura única. Nos encontraremos ante un personaje maravillosamente construido, que no deja de sorprendernos y que va construyéndose a capas, conforme la trama y el resto de personajes nos revelan más y más secretos de él. Su caracterización es una de las más complejas que hemos visto en los últimos meses.
Paso a paso: El bueno de Oliver es una novela que no da tregua. El ritmo rápido de los acontecimientos se entremezcla con la intriga que rodea al personaje principal y la mezcla es una combinación explosiva muy bien conducida por Liz Nugent.
PiensaEl bueno de Oliver está concebida para hacer pensar al lector, hacerle recapacitar sobre si las acciones de una persona pueden justificarse de alguna forma con su pasado. La profundidad moral de estos interrogantes confieren a la trama una complejidad creciente que nos dará que pensar seguro. 

¿Qué nos ha gustado? 
Escenas duras: algunas escenas de El bueno de Oliver son particularmente duras. Algunas de ellas, implican violencia doméstica, otras violencia infantil, y algunos lectores pueden sentirse incómodos ante este tipo de momentos.